martes, 14 de mayo de 2013

ENSEÑAMOS A 120 KM/H; APRENDEN A 50, 70, 90 KM/H...

Riechmann nos explica cómo la crisis ecológica mundial es una consecuencia indirecta de la velocidad. De la velocidad del consumo de energía, que es superior a la velocidad de creación de los combustibles que utilizamos cada día. De la velocidad de producción de desechos, que es superiror también a la velocidad de la naturaleza en reabsorberlos.

En educación ocurre algo similar. Existe una gran diferencia entre la velocidad de nuestras programaciones y la velocidad con la que nuestros alumnos aprenden. Enseñamos a 120 km/h y aprenden a 50 km/h, a 70 km/h, a 90 km/h... Si la finalidad es "hacer con sentido", para ello es vital dar tiempo a las personas, a los aprendizajes... 

Creo que es necesario transformar el aprendizaje utilizando metodologías didácticas atractivas y huyendo de prácticas educativas y didácticas plastificadas pertenecientes a otra época. Si continuamos con estas prisas apagaremos la creatividad de nuestros alumnos.  Disminuyendo la marcha y aprendiendo a mirar (fijaros en la carretera de los alumnos) tendremos la posibilidad de aprovechar ocasiones que, corriendo demasiado, ni siquiera advertiríamos.

10 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo. Esto debería estar grabado en bronce en la puerta de todas las aulas. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estaría mal, Paco. Gracias por seguir el blog. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Gran reflexión que apoyo! Y que creo debemos hacer extensiva al resto de nuestras ajetreadas vidas (ya no solo como maestros sino como seres humanos) para evitar ser turistas que ven sus viajes como colecciones de mil fotos hechas sin vivir el presente del paisaje que visitan.
    Slow time; muita calma e devagar. Un beso de cuento con tiempo para soñar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre, de acuerdo con tus palabras Maisa. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Lo peor, es que también hay quienes aprenden a 140 y a 180. Y nuestra respuesta es multar e incluso quitar el carnet de conducir a quienes aprenden a menos de 100 y más de 130. Las TIC nos pueden ayudar a regular y atender los diferentes ritmos de aprendizaje y construir carreteras con carriles diferentes para cada velocidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón Rodrigo. Las TIC constituyen un gran recurso para atender a la diversidad del aula y dar a cada alumno lo que necesita. Un abrazo y gracias por el comentario.

      Eliminar
  4. Totalmente de acuerdo Manu. Educar no es fabricar adultos en serie. Es poder liberar en cada persona lo que le impide ser él mismo y permitirle realizarse según su "genio"
    singular. Atención a la diversidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con tus palabras Inma. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Soy maestra de infantil y creo que estamos demasiado obsesionados por conseguir que aprendan a leer y a escribir cuanto antes, cada niño necesita tomarse su tiempo, y a veces presionados por los padres nos olvidamos de esto. No es objetivo en educación infantil, nosotros los estimulamos, les ponemos en situación y les preparamos los materiales para que ellos mismos, según su maduración y capacidades, empiecen a construir sus lenguajes y empiecen a comunicarse.me gusta la educación lenta, en la que cada niño se toma su tiempo y nosotros como educadores respetamos esos ritmos y sabemos transmitir a los padres la importancia del proceso y que cada uno llega a su hora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado leer tu comentario y estoy de acuerdo contigo, cada aprendizaje a su tiempo. Gracias por visitar el blog. Un saludo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...